viernes, 25 de marzo de 2016

Operación "vámonos de aquí"

Estaba en el instituto, en una de las horas del medio, supongo. Muchos alumnos ya estábamos cansados y agotados de dar clase, y empezó a circular un plan entre los alumnos de bachillerato. Al no ser obligatorio, pensábamos que no nos pueden obligar a ir a las clases. Decidimos juntarnos todos, salir al patio y marcharnos de allí. En el cambio de hora, cientos de alumnos salimos al patio, dispuestos a saltar las vallas o escapar de allí. Para nuestra sorpresa, al otro lado de la valla había policías armados defendiendo las salidas.


La operación fue un fracaso. No pudimos salir, los timbres empezaron a sonar, como si de alarmas de un campo de concentración se trataran. Los alumnos debíamos volver al edificio, donde nos esperaba la temida "Jefatura de Estudios". Este lugar es donde se encontraban los "jefazos" o "peces gordos" del instituto. Se caracterizaban por disponer de las mayores comodidades, tener un poder absoluto y sembrar el miedo para intentar llevar a cabo una educación más eficaz. A mi me daba igual, ¿qué represalias podía tener?

De tres en tres, los alumnos iban pasando por unas mesas que se habían colocado en los pasillos para ser interrogados. Cuando me tocó, aproveché que el profesor que me interrogaba ya había sido profesor mío para explicar el motivo de que quisiéramos salir.

Tras ser todos los que intentamos escapar interrogados, apareció un contador, que me recordaba al que hay en el Congreso de los Diputados cuando se vota algo. No recuerdo muy bien la cifra pero era algo como 134/300. Lo extraño es que una voz dijo: "se aprueba la moción por mayoría absoluta". Y entonces nos dejaron salir, cuando en realidad la cifra no tenía sentido, puesto que éramos más de 134, y en total no llegábamos a 300. Pero bueno, el caso es que pudimos salir por la puerta, y volver a nuestras casas.